"B-Easy"

Una nueva oportunidad para "B-Easy"

Pocos jugadores tienen el potencial y el talento ofensivo que tiene Michael Beasley. Un jugador capaz de lo mejor y de lo peor, la infinidad de recursos de B-Easy le convierten en un jugador muy completo en el ámbito ofensivo. Llamado a ser uno de los mejores jugadores de la liga, son muchas las expectativas puestas en él. Su sorprendente versatilidad, increíble físico, (2’08m y 111kg) y su polivalencia le permiten jugar tanto en las posiciones de alero como de ala-pívot. Pero lo cierto es que a pesar de tener un indudable talento, hay muchas dudas sobre su actitud y su constante irregularidad, lo que hace sembrar dudas sobre su rendimiento en el futuro.
La carrera de Beasley prometió desde el primer momento, su potencial en High School se hacía evidente tras promediar nada más ni nada menos que 28 pts y 16 reb y terminar con un brillante registro de 138 victorias - 5 derrotas, fue elegido como número 1 de la nación.
Fue uno de los jugadores más codiciados en “college” aunque finalmente se decantó por jugar en la Universidad de Kansas State. En los Wildcats, se erigió como líder indiscutible promediando unos brillantes 26pts y 12,4reb, siendo el líder de la nación en este último apartado. Le bastó una sola temporada para demostrar que estaba preparado para jugar en la mejor liga del mundo y se presentó al Draft de la NBA de 2008.
Fue elegido en el segundo puesto del Draft por los Miami Heat. Beasley lo tenía todo para convertirse en una estrella en la liga, pero su constantes problemas de indisciplina (fue sancionado junto a su compañero Mario Chalmers por posesión de marihuana) y su actitud empezaban a minar la paciencia en Miami. A pesar de sus problemas extradeportivos, “B-Easy” dejó clara su calidad, siendo uno de los rookies más destacados en la liga. Fue elegido para jugar el “Rookie Challenge” de manera unánime y también fue incluido en el mejor quinteto de rookies de la temporada. Beasley había demostrado que tiene la capacidad para triunfar en la liga, pero aún le quedaba mucho camino por recorrer. Sus promedios en su temporada de novato le avalaban (14pts-5,4reb). 
En su segunda temporada, Beasley siguió dando pistas a lo que podía ser un futuro más que prometedor, pero seguía sin encontrar la regularidad en su juego. Sus números mejoraron sensiblemente (15pts-6,4reb) pero no terminaba de convencer en Miami. Era mucha la expectación puesta en Beasley y parecía que rendía muy por debajo de sus posibilidades. Miami tenía en mente un proyecto ilusionante en el que reuniría a 3 de las grandes estrellas de la liga (LeBron,Wade y Bosh) y “B-Easy” no parecía tener hueco en el roster de la franquicia de South Beach por lo que fue traspasado a Minnesota a cambio de una 2ª ronda de Draft.

Los Wolves estaban ilusionados por el traspaso. En la franquicia sabían de sobra el talento que atesoraba el de Maryland. Beasley fue desde el primer partido uno de los líderes en el ataque de los Wolves. Sus responsabilidades en ataque crecían y su rendimiento empezaba a ser acorde a lo esperado de él. Michael Beasley terminó la temporada con unos más que notables números (19,2pts-5,2reb-2,2ast).

La elección de Draft del año siguiente (Derrick Williams) y la consagración de Kevin Love como el líder indiscutible de los jóvenes Wolves, provocaron que durante la temporada siguiente, los minutos del alero de 23 años menguaran notablemente (de 32min a 23) y su rendimiento también lo hizo. Su temporada pasada pareció un espejismo ya que la irregularidad volvió se hizo evidente en Beasley. Los problemas físicos y su pobre rendimiento dieron lugar a diferentes rumores de traspaso. Lo cierto, es que parecía no tener hueco en el “roster” de Minnesota y fue por ello por lo que manifestó que no haría ascos a un posible traspaso. Finalmente, no fue traspasado antes del día límite y se quedó el resto de temporada en “Minny”.  Los números y estadísticas del jugador bajaron considerablemente (11,5pts-4,4reb-0,7ast).
Como era de esperar, Michael Beasley optó por salir al mercado de agentes libres. A pesar de que su rendimiento no había sido óptimo, era una pieza más que valorada en el mercado. Fueron varios los equipos interesados en el jugador, aunque finalmente, el 20 de julio firmó por 18 millones y 3 años con los Phoenix Suns.
A pesar del indudable talento de Beasley, son muchas las dudas que sigue generando. Su potencial y su capacidad para convertirse en uno de los mejores jugadores de la liga le hacen ser una apuesta para cualquier equipo que quiera adquirir los servicios del talentoso alero de 23 años.
Capaz de lo mejor y de lo peor, uno de esos jugadores que puede quedarse en el camino, pero que da muestras de ser un “All-Star” en potencia. A Michael Beasley se le presenta una nueva oportunidad en Phoenix, es la hora de callar a todos aquellos que han dudado de él, es la hora de demostrar que está en la élite de la liga.
Este artículo está escrito por Nacho Juan Gracia (podéis seguirme en Twitter, @NachoJuanRules) Gracias por vuestra lectura J

Share this:

,

CONVERSATION

2 comentarios:

  1. Una lástima este chico. Puro talento desaprobechado por una cabecita muy loca. Ahora en Phoenix va a tener la oportunidad definitiva. Debe ser el lider del equipo pero veremos que pasa. Si no explota ahora ya no lo hará nunca.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo, en Phoenix tiene la oportunidad de su vida, espero que demuestre lo que vale, pocos tienen el talento de este chico :D- Nacho

    ResponderEliminar