"La Leyenda de T-Mac"

"La Leyenda de T-Mac"
Tracy McGrady Tracy McGrady #1 of the Houston Rockets watches on against the New York Knicks at Madison Square Garden January 26, 2009 in New York City. NOTE TO USER: User expressly acknowledges and agrees that, by downloading and/or using this Photograph, User is consenting to the terms and conditions of the Getty Images License Agreement.  (Photo by Chris McGrath/Getty Images) *** Local Caption *** Tracy McGrady



 “Follow your dream and work hard. Hard work always pays off. Maintain your self-confidence and stay focused. Don’t let anybody tell you that you can’t do it”.
Son palabras de uno de los mejores jugadores de la última década en la mejor liga del mundo, un jugador único, capaz de todo sobre una cancha de baloncesto. Un anotador prolífico que ha demostrado ser uno de los mejores anotadores que jamás hayan jugado a este deporte. Un icono, un ídolo de masas. Un jugador, que aun habiendo sufrido una rápida y prematura decadencia por culpa de las lesiones, nada le ha impedido dejar huella en la mejor liga del mundo. Estoy hablando de Tracy McGrady, una leyenda viva del deporte de la canasta.

Tracy Lamar McGrady Jr, comúnmente conocido como “T-Mac”, nació el 24 de mayo de 1979 en Bartow, FL. Creció en una pequeña ciudad de Florida, Abundarle, donde daría sus primeros pasos hacia el estrellato. Gracias a la influencia de su madre y su abuela, Tracy pudo ir por el camino que le catapultaría a la mejor liga del mundo.
“HIGH SCHOOL”
En el “Auburndale High” se convirtió desde el primer momento en una de las estrellas del instituto. Tenía grandes dotes para el beisbol, pero finalmente se decantó por el deporte de la canasta donde demostró todo el talento que atesoraba. Él mismo afirma, que no se decantó por el baloncesto hasta que vio jugar a su ídolo, Penny Hardaway. En sus dos primeros años, Tracy no dispuso de muchos minutos y fue en el tercer año cuando se produjo la “explosión” del talentoso escolta. A pesar de sus increíbles números (23pts-12rebotes) los problemas de disciplinarios empezaban a mermarle, ya que fue expulsado del equipo por faltarle el respeto a un profesor del instituto. Además, muchos empezaban tildaban a T-Mac de ser vago, lo que suscitaba muchas dudas en su entorno.
McGrady fue invitado para participar en el prestigioso ABCD Camp de Adidas. Fue entonces cuando Tracy McGrady tuvo la oportunidad de demostrar a todos el país de lo que era capaz. Independientemente de que todas las miradas estaban puestas en Lamar Odom, T-Mac impresionó a todos con sus espectaculares condiciones y capacidad para anotar de cualquier manera. Tras el ABCD Camp, Tracy, que era seguido por un gran número de institutos, se decidió por la Mount Zion Academy. Fue con el célebre entrenador Joel Hopkins cuando McGrady rindió al máximo y demostró ser uno de los mejores jugadores de la nación, él mismo afirma que sin Hopkins, nada hubiera sido posible. “Él es mi columna vertebral” dijo años después.  Tracy lideró a los “Mighty Warriors” de Mt. Zion con un récord de 20-1, lo que les valió para ser clasificado como el 2º equipo del país. Además, en su temporada senior promedió nada más ni nada menos que 27,5puntos, 8,7rebotes, 7,7 asistencias y 3 robos. No cabía duda, Tracy McGrady estaba destinado a triunfar, nada parecía poder parar a “Sleepy Face”.
NBA.
Tras reflexionarlo detenidamente, Tracy decidió dar el salto inmediato a la NBA presentándose al Draft de 1997. A pesar de las dudas que rodeaban a cualquier jugador que daba el salto inmediato desde el “high school”, fue elegido por los Toronto Raptors en el puesto nº9. 
En Toronto se juntó con su primo y ya asentada estrella del equipo Vince Carter.  Los Raptors eran una franquicia joven y aún en construcción, lo que se reflejaba en el nº de victorias conseguidas en las primeras temporadas. A pesar de jugar a la sombra de su primo (quien ganaría el “Slam Dunk Contest” al superar al propio McGrady y a Steve Francis entre otros) , que se había erigido como referente indiscutible de la franquicia canadiense, Tracy había demostrado tener el talento y potencial suficiente para ser un jugador muy importante en el futuro. Pero a su vez, que su primo le eclipsara en todo momento fue lo que finalmente motivó a McGrady para cambiar de aires.
“McDaddy” fue traspasado a los Magic, donde luciría el dorsal nº 1 en honor a su gran ídolo, Penny Hardaway. Así pues, los Magic reunían a Grant Hill y a Tracy McGrady, una pareja por la que la franquicia de Florida dejaba clara sus aspiraciones de cara al título. Pero, desgraciadamente, los problemas físicos asolaron a Grant Hill, que se perdería toda la temporada por una grave lesión de tobillo. Fue entonces cuando a T-Mac cogió los galones del equipo y se convirtió inmediatamente en la pieza angular de los jóvenes Magic. Tracy dio un salto espectacular en su juego.  Participó en el primer All-Star de su carrera (evento en el que participaría 7 veces de manera consecutiva)  y fue elegido como jugador más mejorado de la temporada al promediar unos sensacionales 26, 8 puntos, 7,5 rebotes y 5 asistencias. Fue esa temporada la que le catapultó hacía el estrellato en la NBA.
Tracy McGrady se había consagrado como referente indiscutible de la franquicia. Los Magic intentaron rodearlo de jugadores veteranos (Ewing, Kemp, Grant…)  pero de gran calidad que pudieran aportar experiencia y liderazgo  de cara a la consecución del título, pero lo cierto es que no tuvieron éxito. A nivel individual el rendimiento de McGrady fue espectacular. Su presencia en los mejores quintetos de la liga y el “Partido de las Estrellas” durante el “All-Star Weekend” eran habituales y siempre estaba en las quinielas en la carrera por el MVP. Durante dos años consecutivos (2003 y 2004) se alzó con el título de máximo anotador de la liga.
Tras una mediocre temporada en la que concluyeron la temporada 2003/04 con un pobre balance de 21-61, muchos cuestionaron la capacidad para liderar la franquicia de T-Mac y tras conseguir al nº1 del Draft, Dwight Howard, decidieron traspasar al talentoso escolta.
El 29 de junio de 2004 los Magic traspasan a McGrady, Juwan HowardTyronn Lue y Reece Gaines a Houston Rockets a cambio de Steve FrancisCuttino Mobley y Kelvin Cato. Los Rockets formaban así un ambicioso proyecto que juntaría a uno de los dúos más letales de la liga, Yao Ming y Tracy McGrady. “McDaddy” lideró a los Rockets hacia un meritorio quinto puesto en la conferencia oeste. En su primera campaña en los Rockets, T-Mac finalizó entre los diez primeros en 14 categorías estadísticas diferentes, incluyendo puntos (25.7 por partido), robos de balón (1.73) y minutos jugados (40.8), por lo que se convertía una vez más, en uno de los favoritos para conseguir el título de MVP de la temporada regular. A pesar de ello, los Rockets cayeron ante los “Mavs” en primera ronda.
Fue en la siguiente temporada cuando las lesiones empezaron a lastrar a la franquicia tejana. Entre Tracy y Yao se perdieron alrededor de 60 partidos durante la temporada regular lo que mermó notablemente el rendimiento colectivo del equipo (no alcanzaron los Playoffs) . Tracy McGrady empezó a sufrir problemas de espalda que empezaron a suscitar muchas dudas hacia su estado físico. Tras la decepcionante temporada de los Rockets y los serios problemas físicos de sus estrellas, empezó a cundir el pánico en la franquicia.
Independientemente de los altibajos de equipo y los continuos problemas de lesiones, T-Mac no bajaba de los 20 puntos por encuentro y se mantenía en la élite de la liga. Fue entonces cuando McGrady decidió acudir al doctor John Patterson para poder tratar sus problemas de espalda. A pesar de afirmar que el tratamiento estaba dando sus frutos, él propio jugador afirmó que su cuerpo se estaba “reduciendo” y que probablemente no podría volver a ser el explosivo jugador que acostumbraba. Mientras tanto, Yao Ming volvía a lesionarse de gravedad y T-Mac sabía que las posibilidades de participar en la postemporada pendían de un hilo si él no volvía al máximo nivel. No defraudó, “Sleepy Face” lideró a los Rockets hacia la 4ª posición en la Conferencia Oeste y gracias a la vuelta del “center” chino, Houston volvía a ser un equipo muy competitivo. Pero seguían sin rendir al máximo en Playoffs, lo que provocaba normalmente, su prematura eliminación.
En la siguiente temporada, los Rockets se hicieron con los servicios del siempre espectacular Steve Francis. Pero las esperanzas de formar el “Big Three” se disiparon en cuanto las lesiones volvieron a lastrar al equipo. Francis se lesionaba de gravedad en su rodilla (lesión que no le volvería a permitir una cancha NBA) y Yao Ming seguía con sus continuos problemas físicos. A pesar de ello, los Rockets siguieron siendo competitivos gracias al liderazgo de T-Mac y el buen rendimiento del rookie, Luis Scola. Pero por segunda vez consecutiva, volvían a ser eliminados de la mano de los Utah Jazz.
Durante la siguiente temporada, se reforzaron con el entonces Ron Artest, por lo que volvían a tener esperanzas por formar un “Big Three” competitivo, pero fue en aquella temporada donde las lesiones asolaron más que nunca a la franquicia tejana. Durante la temporada 2008/09 comenzaría el desagradable declive de T-Mac, al que las lesiones empezaban a mermarle demasiado, bajando considerablemente su aportación (15ppp en tan sólo 35 partidos). A pesar de ello, fue elegido como uno de los mejores jugadores de la década.
En la siguiente temporada, Tracy se vio sumido en un calvario de problemas físicos del que muchos dudaban que pudiera salir. Tras  disputar tan solo 6 con los Rockets, fue traspasado a los New York Knicks. A pesar del ímpetu y ética de trabajo por ser el de antes, T-Mac solo dio destellos de aquel brillante jugador de un par de años atrás. Su esperanzador debut en la Gran Manzana en el registró 26 pts y 5 asistencias daban razones por las que seguir confiando en él, pero todo parecía indicar que su carrera estaba dando a su fin.
La temporada siguiente firmó por el mínimo de veterano por los Detroit Pistons. En los Pistons, a T-Mac se le asignó el rol de sexto hombre que tenía en Toronto y debido a su falta de explosividad por los problemas de espalda, jugó como base gran parte de la temporada. Además, protagonizó un polémica revuelta  que involucraba a los veteranos del equipo (Wallace, Hamilton, Wilcox, el propio McGrady…) contra  el entrenador John Kuester. Aunque finalmente, se optó por quitarle importancia al asunto catalogándolo como conflicto interno.
Tras una temporada agridulce en la “Ciudad del Motor”, McGrady fichó por los Atlanta Hawks después del sonado “lockout”. Independientemente de no ser el que era, T-Mac hizo un más que digno papel saliendo desde el banquillo y aportando minutos de calidad en la rotación de los Hawks. Afortunadamente, durante la pasada campaña pudimos vivir algunos partidos que nos hacían recordar al T-Mac de los viejos tiempos. Siempre competitivo, demostró que estaba motivado por ayudar al equipo tanto como pudiera, siendo protagonista en las grandes citas. Pero no fue suficiente para registrar sus peores números de su carrera (5,3ppp en 16min). Finalmente, los Hawks decidieron no renovarle el contrato por lo que se convertiría en agente libre.
Hoy por hoy, T-Mac sigue sin equipo. Muchos dudan sobre si puede seguir compitiendo al máximo nivel. Las lesiones le llevan lastrando un lustro, pero eso no es excusa para dejar de confiar en el que ha sido uno de los mejores jugadores de la década. El futuro de “Sleepy Face” es incierto, pero yo personalmente, como amante de este deporte, espero y confío en seguir poder disfrutando de uno de los mayores jugones que he visto sobre una cancha de baloncesto. Algo más que un buen jugador de baloncesto, un icono, T-Mac.
Tracy McGrady Tracy McGrady #1 of the Houston Rockets shoots over Wilson Chandler #21 of the New York Knicks at Madison Square Garden January 26, 2009 in New York City. NOTE TO USER: User expressly acknowledges and agrees that, by downloading and/or using this Photograph, User is consenting to the terms and conditions of the Getty Images License Agreement.  (Photo by Chris McGrath/Getty Images) *** Local Caption *** Tracy McGrady;Wilson Chandler
Este artículo está escrito por Nacho Juan Rules (podéis seguirme en twitter, @NachoJuanRules) Gracias por vuestra lectura J

Share this:

,

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario