Pat, el center de la Gran Manzana


Por la Gran Manzana aún resuena el nombre del mejor jugador que han tenido nunca, claramente estoy hablando de Patrick Ewing, un pívot de 2.13 cm procedente de Jamiaca y nacionalizado americano y perteneció al mítico Dream Team del 92’ y del 84’. Pat fue All-Star en once ocasiones y es considerado uno de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA. Junto a Starks obtuvo su máximo nivel, alcanzando dos finales en menos de 10 años.
Esta es la historia de otro grandísimo jugador que nunca obtuvo su ansiado anillo porque le tocó jugar en la época de otra leyenda Michael Jordan, pero esa es otra historia.

Estudió en una de las universidades de las que han salido de los mejores pívots de la historia (Mourning, Mutombo, etc) Georgetown, donde estuvo cuatro años antes de dar el salto a la NBA. Causó una gran sensación desde el primer año, convirtiéndose en la estrella del equipo durante su etapa universitaria.

En 1985 se presentó al Draft en el que fue elegido en la primera posición por los New York Knicks, así empezaba la carrera de este potente center. En su primera temporada, Pat consiguió 20 pts 9 reb y 2 tap, haciéndose así con el trofeo de Rookie del Año aunque las lesiones azotaron su primera temporada.
En 1992, Pat y los Knicks le lucharon cara a cara a los Bulls de Jordan en una semifinal de conferencia, en la que Ewing fue la clave de la defensa y el ataque, tanto que en el primer partido, Pat anotó 34 pts 16 reb y 6 tap, consiguiendo así adelantarse en la eliminatoria. Los Knicks perdieron la eliminatoria con un 4-3, pero el 6º partido es considerado uno de los mejores de la carrera de Ewing.

En 1994, con la primera retirada de Jordan, los Knicks tenían la mejor oportunidad para llegar a las finales, y así fue, llegaron de la mano de Pat tras 21 años, este parecía su año. Pero apareció un competidor, unos fuertes Houston Rockets capitaneados por Hakeem “The Dream” Olajuwon, pero Ewing no se iba a dejar ganar tan fácilmente, ya que había que tenido que pasar por encima de los Bulls y Pacers. Aunque los Knicks desplegaron un juego excelente, los Rockets ganaron las finales con un 4-3.
Las siguientes temporadas fueron buenas para los Knicks y para Ewing pero seguían sin volver a conseguir pasar de Semifinales de Conferencia. En el Play-Off del 97 se empezó a forjar la rivalidad Heat-Knicks, con un 5º partido en el que varios jugadores acabaron expulsados, entre ellos Pat Ewing. Los Knicks ganaban la eliminatoria 3-1, a partir de ese partido perdieron la eliminatoria

En la temporada siguiente, la carrera de Ewing casi llegó a su fin debido a una lesión. El 12 de enero de 1998 en un partido contra los Bucks. En una jugada, Pat, intentó llegar a mate y le hicieron una falta, al caer cayó sobre su muñeca, dislocandosela. Por esta lesión Ewing tuvo que ser operado y se perdió 56 partidos, dejando a los Knicks huerfanos. Pero, contra todo pronóstico se recuperó asombrosamente rápido y metíendose en los Play-Offs, donde le tocaría jugar contra su mayor rival en primera ronda, los Miami Heat.

En esta ocasión los Knicks vengaron su derrota en la última temporada, ganando en el 5º partido de la serie con un 4-1, pero no fue hasta la siguiente eliminatoria cuando apareció Pat Ewing, le tocaba volver contra los Pacers de Reggie Miller, pero la aparición de Ewing no fue suficiente para ganarles, perdiendo la serie 4-1.
La siguiente temporada estuvo marcada por una lesión persistente en el talón de Aquiles. Una temporada en la que volvieron a llegar a una final de la NBA, tras la derrota en Houston, derrotando a los Hawks, Heats y a los Pacers. En la final, Pat no jugó por su lesión del talon, por lo que la final se ponía de cara de los Spurs, final que ganaron 4-1.

En su última temporada como Knick, Pat llevó a su equipo hasta la tercera posición en la clasificación de la conferencia y batiendo a los Raptors en primera ronda sin problemas. Y por tercer año consecutivo, los Heat caían ante New York y Pat Ewing, ante los Pacers, Ewing jugó su último partido defendiendo la camiseta de la Gran Manzana. Ewing tiene el honor de ser el mejor jugador que han tenido los Knicks, siendo el único en jugar 1000 partidos en la ciudad que nunca duerme.

Tras acabar los Play-offs, los Knicks decidieron cortar el matrimonio N.Y-Ewing traspasándolo a Seattle a cambio de múltiples jugadores, en un traspaso que incluyó a tres equipos, Phoenix, Seattle y New York. La temporada de Ewing no fue muy buena, los años pasaban y al año siguiente jugó su última temporada. Tras jugar en Seattle, Ewing fue enviado a los Magic donde sus lesiones y su edad le pasaron factura, el 18 de Septiembre de 2002, Patrick Ewing anunció su retirada, poniendo fin a 16 temporadas de clase y técnica. Años después, los Knicks retiraron su número, el 33 en el Madison Square Garden. En 2007 fue contratado por los Magic como asistente de Stan Van Gundy hasta la temporada 2010 donde entrenó a su hijo Patrick Ewing Jr.

Ewing también es conocido por su aparición en la famosa película Space Jam, y por sus famosas zapatillas, las Adidas Conductor Hi (De las cuales haré un artículo en poco tiempo).
Y esta es la historia de otro de los grandes pívots que ha tenido este deporte, espero que os halla gustado y que sigáis atentos a mis siguientes artículos.

Artículo escrito por Sergio Rabinal (Puedes seguirme en twitter @SergioSoulBeats) MUCHAS GRACIAS.



Share this:

,

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario