"La Bazuca"



Han pasado poco más de 20 años desde que un venezolano pisara una pista de la NBA por primera vez en su historia, fue Carl Herrera, (también cariñosamente conocido como “el Amigo”),  quien tras firmar como agente libre en el verano del 92, formaría parte de esos célebres Rockets que lograrían un back-to-back en los años 94 y 95 liderados por Hakeem Olajuwon. Puede que su rol en ese equipo fuera secundario, pero para todo venezolano, el hecho de que un paisano haya alcanzado la gloria en la mejor liga del mundo, era todo un hito en la historia del baloncesto del país, y no era para menos.

El siguiente fue Oscar Torres, quien debutó también en la liga de las estrellas con los Houston Rockets, pero que tras dos temporadas en la liga y un breve paso por los Golden State Warriors, fue finalmente cortado.
Su estancia en la mejor liga de baloncesto del mundo no dejaba de ser sino un paso adelante en el desarrollo del baloncesto en el país vinotinto. Pero aún  quedaba mucho para asentar el baloncesto venezolano como una de las grandes potencias del baloncesto sudamericano.

(…)


 Pasaban los años, y el baloncesto venezolano seguía huérfano de un estandarte sobre el que apoyarse y sobre en el que poder soñar.
Pero esta espera parecía dar a su fin, cuando el 24 de junio de 2010, después de una brillante carrera universitaria, el caraqueño Greivis Vasquez fue elegido en el puesto número 28 del Draft por los Memphis Grizzlies. Greivis se presentaba como un “playmaker” cuya mayor baza era su altura (1,98m) y que unido a su capacidad de pase y su inteligencia en la pista, le convertían en uno de los bases más prometedores de aquel Draft. 



(…)

Greivis, que a pesar de haber crecido en Caracas, se trasladó finalmente a los Estados Unidos donde acudió al instituto Montrose Christian School (High school donde llegó a compartir vestuario con Kevin Durant) . Allí, se asentó como uno de los jugadores más prometedores de su generación. Tanto fue así, que tanto las célebres webs de “recruiting” como Scout y Rivals le colocaron como uno de los mejores PG’s  de su generación. Tras su fulgente andadura en Montrose, Greivis Vasquez decidió quedarse en Maryland, por lo que eligió a la Universidad de Maryland como destino.

Periplo universitario.

En su año “freshman” con los Terps, le costó hacerse un hueco importante en el roster, de hecho, debido a que el jugador más importante por aquel entonces del equipo (Eric Hayes) jugaba en el puesto de base por lo que el “playmaker” vinotinto fue relegado al pues de escolta, donde hizo un gran papel terminando con unos más que notables 10 puntos y 5 asistencias.

Pero fue en su año Sophomore cuando Greivis se erigió como uno de los líderes de las Tortugas de Maryland. A pesar de haber demostrado que no era un gran tirador, Greivis se hizo con la batuta del ataque de los Terps desde el inicio de temporada regular, eso sin dejar de lado su faceta de organizador con la que siempre había destacado. El venezolano seguía mejorando día a día sus números y acabó con 17 puntos, 7 asistencias y 6 rebotes, números que le colocaban como uno de los jugadores más destacados de la ACC. 

File:Greivis Vasquez.jpgIndependientemente de su gran temporada como “sophomore”, no fue hasta su temporada junio cuando se consagró como uno de los mejores jugadores de la nación. Pero en su 3ª temporada, se convirtió en el primer “Terrapin” en liderar al equipo en puntos, asistencias, rebotes y minutos jugados. Tal fue su temporada, que fueron muchos los equipos NBA interesados en el venezolano. De hecho, en un principio, la idea de Vasquez era presentarse al Draft, pero tras una larga reunión con su entrenador Stu Vetter decidió finalmente retirarse y quedarse un año más en la NCAA.
Pocas barreras parecían quedarle a Greivis por superar en su año senior, pero si por algo se caracterizaba el caraqueño era por su inconformismo y sus ganas de seguir mejorando día a día tanto como líder como jugador. Partido a partido, Greivis demostraba su madurez en la cancha convirtiéndole en un director de juego ideal. Vasquez, se convirtió en el único jugador del país en promediar al menos 18 puntos y 6 asistencias por encuentro. Pero el momento álgido en su viaje universitario llegó cuando fue premiado con el prestigioso Bob Cousy award que le acreditaba como el mejor “point-guard” de la nación. Entre sus otros éxitos se encontraba también el haber alcanzado los 2.000 puntos, 700 asistencias y 600 rebotes y el haber sido elegido en el segundo equipo “All-American”.

Greivis Vasquez daba por finalizado así su brillante periplo universitario que le abría las puertas a la mejor liga del mundo. Su espectacular rendimiento en la NCAA no había sido ignorado en su país, por lo que fueron muchos los que soñaban con Greivis, como el próximo referente del baloncesto venezolano (sino lo era ya por aquel entonces).

NBA.

Como hemos dicho anteriormente, el venezolano fue elegido al final de la primera ronda del Draft 2010 por los Memphis Grizzlies.
Durante su primera temporada en la mejor liga del mundo, lo tuvo muy difícil para disponer de oportunidades en la rotación ya que se antojaba complicado tener minutos a la sombra del ya asentado Mike Conley Jr, quien tenía toda la confianza de Lionel Hollins por aquel entonces. A pesar de ello, Greivis  fue poco a poco ganando importancia en el equipo para al final ser incluso decisivo en alguno de los partidos de la serie de Playoffs entre la franquicia de Tenessee y los todopoderosos San Antonio Spurs (en una serie que acabaría con la victoria “grizzly”). 

Pero lo mejor estaba por venir para el base venezolano cuando en Nochebuena del año siguiente (un día antes del comienzo de la NBA por el sonado Lockout) sería traspasado a New Orleans a cambio del alero Quincy Pondexter. Debido a los problemas de lesiones que acarreó durante gran parte de la temporada el base titular de NOLA, Jarret Jack, Greivis ganó notoriedad de manera casi inmediata. La experiencia que resultó para él el hecho de tener que ganarse los minutos a base de trabajo en Memphis, le ayudó mucho en su nuevo equipo, algo que se reflejó en la rotación de manera notable. Los problemas físicos de Jack no cesaban por lo que Greivis fue cogiendo cada vez más galones en un equipo necesitado de un director de juego tras la marcha de CP3. Partido a partido, Monty Williams le seguía transmitiendo confianza lo que se reflejó en su rendimiento considerablemente. Finalmente, el “playmaker” vinotinto acabaría con unos notables 9 puntos, 3 rebotes y 5 asistencias de promedio.
La franquicia de la ciudad del Jazz, contenta con el gran rendimiento del venezolano, le dieron a conocer su confianza al no fichar a ningún base tras la marcha de Jarret Jack a los Warriors . Con la flamante llegada del número uno del Draft, Anthony Davis,  la elección del talentoso Austin Rivers y la cada vez más cercana reaparición de su jugador franquicia, Eric Gordon (unido a la incorporación de Ryan Anderson), parecían avecinarse momentos felices en Nueva Orleans. Y no era para menos, ya que tras los difíciles momentos que había vivido la franquicia en los últimos años (con su venta a la NBA y rumores de traslado) parecía que las cosas empezaban a salir bien.
La temporada 12/13 daba comienzo y Greivis Vaszquez sabía que tenía ante sí, una oportunidad única para asentarse como base titular en un equipo NBA. Había demostrado tener el talento y determinación para ganarse un hueco pero aún había mucho que demostrar. Ante todo pronóstico, Greivis Vazquez comenzaba la nueva temporada como uno de los líderes de los jóvenes Hornets. Su habilidad para marcar el tempo del partido y su IQ baloncestístico le afianzaron como la pareja ideal para Davis, a quien la afición ha puesto todas sus esperanzas tras verse retrasada la reaparición de Eric Gordon.  Nadie esperaba un impacto tan inmediato del ex “Terrapin” pero tras las más de dos semanas de competición, el caraqueño se erigía como una de las mayores sorpresas de este trepidante inicio de temporada al promediar nada más ni nada menos que 11 puntos y casi 9 asistencias.

Puede que la temporada solo haya acabado de empezar, pero son muchas las esperanzas puestas en el base venezolano. En su país, todos los ojos están puestos en él, saben que en Greivis tienen al mayor referente del baloncesto vinotinto en décadas. Esto último puede resultar una presión añadida para el genial “playmaker”, pero lo que es seguro es que nos va a hacer disfrutar mucho en esta ilusionante temporada que se avecina.

Greivis Vásquez

Este artículo está escrito por Nacho Juan Gracia (podéis seguirme en Twitter, @NachoJuanRules) Muchas gracias como siempre por vuestra lectura, sin vosotros esto no sería posible. 

Share this:

,

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario