Dražen Petrović, el genio de Šibenik

Si nos ponemos a hablar de los mejores jugadores europeos de la historia de la NBA, podemos sacar nombre como Dirk Nowitzki, Pau Gasol, Sarunas Marciulionis, Toni Kukoc... y uno que no puede faltar en esta lista es Dražen Petrović. Más conocido como 'el genio de Šibenik' o 'el Mozart del baloncesto' encandiló a toda Europa a finales de los años 80, comenzó a despuntar en la NBA a principios de los 90 hasta su prematura muerte en un accidente de tráfico tras terminar la temporada 1992-93. 



En una infancia y adolescencia centrada profundamente en el baloncesto, empezó jugando en el KK Šibenka. No tardaría en acabar liderando a su equipo en los primeros triunfos, llevándolo a la final de la Copa Korać en 1982 y 1983 (ambas con derrota). Con 18 años, Dražen conseguía junto a su equipo el campeonato yugoslavo, que después les fue retirado por la federación, por irregularidades en los arbitrajes durante la final.



Después acabó recalando en la Cibona de Zagreb, equipo en el que en su primer año contribuyó a ganar la copa y la liga yugoslava. Se convirtió en líder del equipo para llevar a la victoria en la final de la Copa de Europa ante el Real Madrid en 1984. Volvería a ganar ese mismo título al año siguiente con su equipo contra el Zalgiris Kaunas de Arvydas Sabonis. Tras otro campeonato nacional, también ganó la Recopa de Europa ante Scavolini Pesaro. Durante su paso por la Cibona, promedió 37.7 puntos en liga, y 33.8 en competiciones europeas. Su dominio en el juego despertó el interés de equipos de la NBA en él, y meses después, Dražen salió elegido en el draft de 1986 en el puesto nº 60 por Portland Trail Blazers.



En lugar de dar el salto directo a la NBA, Dražen prefirió hacer un breve paso por el Real Madrid en 1988, en busca de nuevos retos y desafíos, tras haber conseguido la plata olímpica en Seúl con Yugoslavia. Con el equipo blanco ganó la Copa del Rey ante el FC Barcelona y la Recopa de Europa ante Snaidero Caserta. Hoy en día, mantiene los records de puntos en una final (42) y de triples anotados (8) en la ACB. Tras finalizar la temporada, Petrović dio el salto a la NBA en el verano de 1989.




Dražen empezaba su aventura en la NBA como campeón europeo reciente con Yugoslavia, y no fue realmente fácil. Los Portland Trail Blazers eran por aquel entonces candidatos al anillo, con un equipo bien armado con Clyde Drexler y Terry Porter en sus filas, y con Danny Ainge como sexto hombre. Esta situación no le ayudó a conseguir más minutos (12 por partido) ni por tanto, demostrar el talento que desprendía en Europa. En la temporada siguiente, en la que llegó como campeón mundial con la selección yugoslava en Argentina'90, sus minutos de juego se redujeron aún más, llegando a los 7 por partido y sin llegar siquiera a jugar en algunos de ellos, lo que le acabó hundiendo anímicamente.






En enero de 1991, Dražen fue traspasado a los New Jersey Nets, donde compartiría vestuario con Kenny Anderson y Derrick Coleman. Contando con más minutos de juego, comenzó finalmente a despuntar en la NBA. Llegó a promediar 12.6 puntos por partido en media temporada (20 minutos). En la temporada 1991-92, se convirtió en el líder del equipo, promediando 20 puntos en 36 minutos de juego, y teniendo el mejor porcentaje de tiro de bases de la NBA con un 51%. En el verano de 1992, ganó la plata olímpica con Croacia en Barcelona, perdiendo en la final ante el Dream Team USA. Aún seguiría mejorando la temporada siguiente con 22 puntos y liderando el porcentaje de triples global. Sorprendió que finalmente no fue invitado al All-Star Game de 1993, algo que incluso algunos medios daban ya por hecho.



El 7 de junio de 1993, Dražen se dirigía junto a su selección para la preparación del Eurobasket de Münich.

En el último momento, decidió ir en coche junto a su novia y una amiga suya en vez de tomar un avión junto a toda la concentración. A la altura de Denkendorf (Alemania) el coche en el que viajaban (conducido por la novia) se estrellaba contra un camión cruzado en medio de la carretera. Dražen, que iba dormido, murió en el acto.


Su muerte supuso la pérdida de una de las estrellas emergentes de la NBA y de una estrella consagrada en Croacia y en los equipos por los que pasó. Supuso un duro golpe sobre la población croata, que por aquel entonces se encontraba en pleno conflicto de los Balcanes. Ha recibido numerosos homenajes durante los últimos años, como su ingreso en el salón de la fama de la FIBA en 2007, inauguraciones de estatuas en su ciudad natal, o el homenaje de Anthony Morrow participando en el concurso de triples de la NBA en 2012 llevando la camiseta de Petrovic en los New Jersey Nets.



Era un jugador ampliamente conocido por su gran juego ofensivo, con una gran habilidad para anotar desde cualquier posición y en cifras bastante altas. Su carácter ganador y su carisma le hicieron un jugador temido por Europa, e incluso odiado en algunos sitios, a causa de sus provocaciones durante el juego.


Share this:

, , , ,

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario