Dražen Petrović llegó, jugó y venció



Muchos consideran a Dražen Petrović como el mejor jugador no estadounidense de todos los tiempos, honor que solo le discute el aleman Dirk Nowitzki.


 

 Dražen Petrović fue un gran jugador. Preciso, carismático, ardiente, intenso, y muchos otros adjetivos posibles. Su muerte en un accidente de coche, en un contexto tan dramatico como espectacular, simplemente dio protagonismo a su historia y anticipo la leyenda de un jugador unico. 

   En el año 1988 el Madrid lo ficha y en poco tiempo la afición blanca paso de odiarle a adorarlo. En el único año que pudimos disfrutar de él en España y con tan sólo 24 años de edad, se alzó con una Copa del Rey y una Korac, en una inolvidable final el dia 14 de marzo de 1989 en el mítico Palacio de la Paz y la Amistad de Atenas. En dicho partido el bueno de Drazen anotaría una cifra de autentico jugon como diria el gran Andres Montes, 62 puntos contra el equipo de otro de los grandes del baloncesto mundial, el gran Óscar Smith Becerra, quien tampoco se quedo corto ese dia en anotacion, llegando a anotar nada mas y nada menos que 44 puntos, llegando a firmar uno de los grandes duelos de la historia del baloncesto, el resultado final fue favorable a los blancos, 117-113. Jugando en el Real Madrid compartió vestuario con jugadores tan míticos y carismaticos como Villalobos, Biriukov, Romay Fernando Martín, Cargol, etc. Con ellos ganaria en la final de la Copa del Rey al Barcelona de los Norris, Solozábal, Jiménez, Epi  etc. Drazen anotaría 27 puntos para alzarse con el trofeo.

Dražen Petrović vivía para mejorar y ser el mejor. No solo vivía para el baloncesto si no para ser mejor cada día, para hacer historia, y esta claro que lo consiguio. Y de que manera, en su primera etapa en Europa, primero llevó al Partizan a lo más alto del baloncesto europeo, con dos Copas de Europa y dos ligas. Y luego mas tarde, lo hizo con la selección Yugoslava, con un grupo de jugadores como, Kukoc, Radja, Paspali o Danilovic que con el tiempo se convertirían en los referentes del continente europeo, ganando la plata olímpica en Seúl y mas tarde el oro en el Europeo, y un año después en el mundial, ganando a la misma URSS.

No eran solamente sus números y carisma, si no la ambicion de Petrovic lo que hacía pensar que estaba llamado para cotas más altas. Y por supuesto, esas cotas mas altas no podían estar en otro lugar diferente que la cuna del baloncesto, la NBA, cruzar el charco y triunfar.
 En los pensamientos de Dražen Petrović entraba una adaptación rapida a una nueva liga, más física y mucho mas potente que otras, que se reconociera su calidad casi indiscutible en el continente europeo y seguidamente la consagración, para más tarde alcanzar el éxito y posiblemente convertirse en uno de los cinco mejores jugadores del mundo en ese momento.
  En sus primeros años en los Portland tendría muy poco protagonismo ya que por entonces la imagen que se tenia de los jugadores europeos en la NBA no era muy valorada por la mayoria de entrenadores.
Por suerte para el y por que no decirlo, tambien para el baloncesto, en 1991 Los NETS se harían con sus servicios y todo cambiaría para el bueno de Dražen, para mejor. Comenzaba a tener muchos mas minutos en cancha y respondía incrementando sus números y demostrando su grandisimo talento. En su primera temporada ya promediaba 12.6 puntos en poco mas de 20 minutos jugados por partido.

 Tambien es digno de recordar, los juegos olímpicos de Barcelona 92, donde se enfrento al que posiblemente sea el mejor equipo de jugadores de baloncesto de la historia, ni mas ni menos que el famoso Dream Team. Las opciones de ganar al Dream Team eran mas que mínimas, Yo diria que imposibles, pero Petrović llevó a su equipo a la final y se enfrento a Jordan, Bird, Magic y compañía. Durante todo el partido Petrović, se nego a dejar el partido completamente en manos del equipo de las estrellas, y se lo veía constantemente  reprochando a sus jugadores que debían jugar sin ningun tipo de complejos y miedos. Dražen Petrović  tuvo que resignarse con la medalla de plata, pero nunca se podra olvidar aquel partido que jamás quiso dar por perdido, demostrando el caracter de ganador que tenia y corria por sus venas.

 
Por desgracia un trágico accidente se llevo a Dražen Petrović para siempre. Nunca sabremos hasta donde podría haber llegado pero nos ha dejado su gran legado y su leyenda. No solo en forma de vídeos y fotos, sino también el legado que nos enseña que con trabajo, esfuerzo y sacrificio se puede lograr todo lo que uno se pueda llegar a proponer. Al menos esa era la filosofia de Petrovic y a el le funcionó.


"Hoy quiero mejorar mas que ayer y mañana mas que hoy" Dražen Petrović 

Share this:

, , ,

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario