Luces, cámara... (Conferencia Este)

A apenas unos días del comienzo de la temporada NBA sólo pasa una cosa por la mente de los adictos a la liga: ¡QUE EMPIEZE YA! La pretemporada (que nos sirve de pequeño aperitivo antes de que empiece lo serio) ya ha dado comienzo, y lo cierto es que nos ha dejado alguna que otra imagen con la que entretenernos. Ya ha vuelto D-Rose, hemos visto debutar a Iguodala como Warrior, a los Sixers en Bilbao...ahora, hablemos de lo importante.


#TheReturn

Sí, Derrick Rose ha vuelto. #TheReturn al fin se ha hecho real. Pero más ganas aún que de verle saltar, correr y anotar como lo hacía antes hay de verle liderar a los Bulls y de que los haga competir. Muchos aseguran que Rose ha vuelto mejor que antes; más rápido, más fuerte y, sobretodo, con más ganas. Lo cierto es que aún es pronto para decirlo. Sólo le hemos visto un partido, pero él asegura haber vuelto con más confianza, la cual puede decir mucho del futuro de los de Chicago. Los de Thiboideau completaron una pasada temporada muy positiva y que daba motivos a soñar a los fans de la franquicia (quienes veían a su equipo ponérselo difícil a los Heat sin su principal estrella), y ahora llega la hora de la verdad. It's game time! Derrick ha de demostrar que está preparado para volver a ser el que era (y, ¿por qué no decirlo? Incluso mejor), de liderar a los Bulls junto a Noah y Boozer y de hacer algo importante en Playoffs. Pero el este no es moco de pavo. Este año las cosas en la conferencia que reinan los de South Beach más duras aún si cabe, y es que, a los de Miami les tenemos que añadir como contendientes a los Knicks, Nets, Pacers y a los propios Bulls, pero no debemos de olvidar a los Cavs de Irving, Bynum y Bennett, a los nuevos Pistons de Jennings y J-Smoove y a los veloces Raptors post-Calde.


¿Three-peat?

Una idea ronda la cabeza de Spoelstra y de sus chicos, y es la de volver a ploclamarse campeones. Obligatorio es hablar de Bron, sus ganas, su enorme nivel y su madurez. El de Akron quiere entrar en la historia (si no lo ha hecho ya...) y ser nombrado mejor jugador de la historia, pero para que esto pase debe lograr algo que desde Jordan nadie consigue: el three-peat (es decir, ganar 3 veces consecutivas el anillo). Si bien los Heat ya se reforzaron la pintura la pasada campaña con Chris Andersen, este verano lo han hecho con un jugador que tras 3 años de paro, vuelve a la liga; Greg Oden. Aunque han aplicado la cláusula de amnistía sobre el alero Mike Miller (uno de los tiradores más importantes de los Heat en estos últimos 2 años) se han reforzado con el ya nombrado Greg Oden y con Michael Beasley y han mantenido el bloque central del equipo, lo cual les hace un bloque más compacto y a tener en cuenta aún. Además, no podemos olvidarnos del siempre decisivo Big-Three.
¿Podrán los Heat volver a hacerse con el anillo?

¿Quién será el dueño de Nueva York?

Si de una franquicia se ha hablado este verano esa ha sido la más nueva de todas, los Brooklyn Nets. Con la contratación de Kidd como entrenador, sus fichajes y sus cruces de declaraciones con su vecino y rival siempre han estado en boca de todos. Ahora hablemos de baloncesto. El año pasado los New York Knicks demostraron ser los dueños de NYC, proclamándose campeones de la División Atlántico y acabando 2ºs en la Conferencia Este. Pero este año la rivaldad aumenta con las nuevas llegadas a Brooklyn. Jason Terry, Paul Pierce y Kevin Garnett no sólo dan un alto de calidad al equipo sino que también hacen que esta rivalidad de la que les hablo aumente, y es que este trío que proviene de Boston no cae precisamente bien a los fans Knickerbockers. Las incorporaciones de los Nets no acaban con el trío de Boston, también hay que añadir a Andrei Kirilenko, Shaun Livingston y Alan Anderson, quienes le dan más profundidad a los de Jason Kidd. Pero no todo son flores en Brooklyn, y es que la contratación de Mr Triple Double como entrenador crea dudas, ya que, a pesar de ser un enorme director de juego dentro de la cancha, su inexperiencia en los banquillos no da mucha confianza.

En el otro frente nos encontramos a los Knicks, quienes se han reforzado este verano dejando atrás ese apodo de Jurassic-Knicks. Los Camby, Sheed, Kidd y Kurt Thomas han dejado su sitio a Andrea Bargnani, CJ Leslie, Tim Hardaway Jr. y Metta World Peace entre otros. El proyecto que Mike Woodson puso en pie la temporada pasada sigue su cauce con un equipo más joven y con más opciones ofensivas. Quizás el fichaje del italiano que llega a Nueva York desde Toronto causa cierta indiferencia, ya que su defensa y su rebote siempre ha sido motivo de desesperación para los fans de la franquicia canadiense. También hay que contar con las renovaciones de JR Swish, Prigioni y K-Mart, quienes seguirán siendo importantes para los Knicks. Si las lesiones los respetan podrían ser una franquicia muy dura, con mucha capacidad para anotar y con un estilo de juego que, como ya pudimos ver el año pasado, enamora.

Crecer y soñar.

Si el año pasado hablábamos de los Cavaliers, Pistons, Wizards y Raptors como posibles candidatos a Playoffs quizás fuese algo difícil de imaginar, pero el verano ha ayudado mucho a cambiar ese punto de vista respecto a esas franquicias. Cavaliers y Wizards han sabido rodear muy bien a sus estrellas (Irving y Wall) con jugadores como Anthony Bennett, Andrew Bynum, Jarrett Jack y Earl Clark han firmado por los Cavs y Otto Porter, Al Harrinton y Eric Maynor por los Wizards. No hay que negar que los primeros se han reforzado más notablemente, pero también es digno de mención que John Wall comenzará esta temporada al 100% (y con muchas ganas e ilusión) tras perderse gran parte de la pasada. 

Los Pistons han comenzado "de 0". Han conseguido firmar a dos grandes estrellas como son Brandon Jennings y Josh Smith y a otros grandes jugadores como Chauncey Billups (quien vuelve a Detroit donde pasó una era dorada con anillo incluido) y los rookies Caldwell-Pope, Peyton Siva y Gigi Datome.

Los Raptors ya nos dejaron muy buen sabor de boca la pasada campaña tras la marcha de Calderón. Obviamente, no culpo al base extremeño del mal de los de Toronto, pero no se puede negar que sin él encontraron su estilo de juego, un Run & Gun que lidera Rudy Gay. A esto debemos añadir las incorporaciones del enorme tirador Steve Novak, el ala-pívot Tyler Hansbrough y al veloz base DJ Augustin.
También es necesario hablar de los Pacers, quienes, a pesar de llevar 2 años muy arriba en el Este, este podría ser su año. Al crecimiento de Paul George, Lance Stephenson y George Hill y al nivel que Hibbert y West mostraron en Playoffs debemos añadirle la vuelta del alero Granger, quien será un hombre a tener muy en cuenta (aunque no sabemos si volverá a su mejor nivel ni si, teniendo a su lado a Paul George tendrá la misma responsabilidad ofensiva) y los fichajes de Chris Copeland (un genial anotador) y Luis Scola (que cubre la baja de Psycho-T un jugador rocoso que aportará dureza y algo de anotación a la muy potente zona Pacer). Tras ver lo que hicieron el año pasado y viendo las incorporaciones que han hecho este verano, ¿por qué no soñar con el anillo?





Muchas ganas de que esta temporada comience y parece que será un año muy entretenido. ¡Disfruten del baloncesto y gracias! @GCoronelM

Share this:

, ,

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario