Punto y aparte

Inicio de temporada bizarro el que tuvo JR Smith. Firma de nuevo contrato con los Knicks en verano, operación de rodilla y, otra vez haciendo de las suyas, suspensión de 5 partidos por positivo en marihuana. Además, a pesar de que su vuelta tenía a todos los Knickerbockers expectantes e ilusionados, no fue precisamente positiva. El equipo no llevaba el rumbo que debería, y JR lejos estaba de ser el que recibiera el premio de mejor sexto hombre de la NBA la pasada temporada. El antiguo Earl Smith, el que hiciera perder los nervios más de una y dos veces a George Karl, el del carácter que parecía incorregible y cuyas salidas de tono eran habituales había vuelto, y la afición del Madison le recordaba con abucheos y pitos cada noche que jugando así no le querían y que su actitud pueril no gustaba nada en la ciudad de Nueva York.

No le entraban los tiros, se encontraba cuestionado, los rumores de traspaso sonaban con mucha fuerza y, para colmo, a principios de 2014, otro nuevo escándalo le salpicaba. Sanción de 50.000 dólares por desatar cordones y, como consecuencia, un castigo de Mike Woodson, que, a pesar de que a principios de temporada fue demasiado bondadoso con el escolta en lo que a la relación minutos/rendimiento se refiere, tuvo mano dura y sin temblarle el pulso lo dejó en el banquillo. "Swish" se sintió contrariado e incluso llegó a afirmar que prefería una salida antes que vivir esa situación, en la que, sin explicación deportiva aparente, veía los partidos desde el banquillo; pero, si ahora mirásemos atrás, ¿lo agradecería JR Smith? Además, también debemos recordar su "huída" de la red social twitter con un twit en el que se disculpaba ante los Knicks y sus aficionados, que le tachaban de estar más preocupado en ésta que en el propio baloncesto.



Una impactante estadística nos deja claro la importancia que tuvo éste castigo; en noviembre promedió un 32,8% en TC y 28,6% en triples bastante pobre y en diciembre unos 46,8% en TC y 39,8% en triples, algo mejor pero seguían siendo demasiado bajos. Sus porcentajes, muy negativos, desesperaban a todos. Pero, entonces llegó el castigo y: 42,4% en TC y 39% en triples. Mejores números y, en general, mejor rendimiento. Desde entonces, no sólo sus porcentajes son más altos, también su confianza y, sobre todo, su concentración. El toque de atención sin duda le ha servido para volver a la temporada pasada (aunque sus 13,1 puntos por partido se encuentran lejos de los 18,1 de media del escolta en la 12/13). Le vemos más pasador y, además, su aumento en la agresividad con la que va hacia el aro ha hecho que el espectáculo al que acostumbraba antaño esté de vuelta. En ésta jugada podemos ver esa agresividad y cómo la aprovecha para hacer un espectacular mate aprovechando su gran físico:


"Me estoy tomando mi juego lo más seriamente que puedo."-JR Smith
Con ésta cita podríamos resumir su momento actual. Seriedad, el "Swish" que JUEGA ha vuelto, dejando atrás salidas nocturnas y otras salidas de tono; aunque no deberíamos dar ésta "batalla" por vencida, ya sabemos cómo es. Si sigue así, será la mejor mano posible para ayudar a Carmelo Anthony a corregir el rumbo de éstos Knicks, pero su inmadurez no nos permite ser tan positivos respecto al futuro. Parece no conocer la madurez...pero, ¿qué sería de él si la conociera? Nunca ha sido lo suyo lo de actuar como un adulto, pero el mundo del baloncesto le agradecería mucho que desarrollara en su plenitud (como ya hiciera la pasada campaña hasta los Playoffs) su talento y su espectacular capacidad atlética. Cabeza sobre los hombros y a jugar. Te lo rogamos JR, continúa de ésta manera.

¡Gracias por dedicarme un momento! (@GCoronelM

Share this:

, , , , ,

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario