Germán Coronel

Nacido en 1997 en Huelva, la pasión por el baloncesto no me llega hasta la adolescencia. LeBron James en los Heat me hizo enamorarme de un juego inteligente, consiguiendo el triunfo ante los Thunder en las primeras finales que vi de cabo a rabo. Los New York Knicks me enseñaron a sufrir con el deporte más emocionante que existe. Hoy, no hago ascos a ningún tipo de baloncesto. Todo sea por aprender.

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada